13 oct. 2014

Proyecto de Zona Verde Pública - El Espacio Parque o Jardín (III) - El Espacio de Relación

Seguimos con la serie sobre el Proyecto de Zona Verde Pública, reflexionando sobre el espacio parque o jardín, en concreto sobre el espacio de relación.



Los parques y jardines, por encima de otras consideraciones y bajo el punto de vista que pretendemos destacar, son espacios de uso y disfrute creados de forma artificial para la gente. Espacios generalmente exteriores que se forman a partir del individuo y lo que le rodea  y se componen del conjunto de relaciones que vinculan a este individuo con todo lo que percibe o se relaciona.

Lo anterior amplia el concepto más elemental de espacio como hábitat, lugar de relación y desenvolvimiento, del que hacen uso los diseños, básicamente y en primer lugar, y viene a enriquecerlo con una nueva e importante dimensión, abriéndolo al campo de las influencias, las sensaciones y, sobre todo, el interés.

“…para cada ser humano existe un espacio diferente.”
Ya se comprende que para cada ser humano existe un espacio diferente, distinto a su vez en cada momento, muchas veces generado de forma inconsciente: es el producto de sus relaciones con el medio y sus componentes, de todo tipo, siempre de carácter personal. 

El espacio con esta concepción añadida a su valor tradicional, lo convierte en el espacio total que rodea al individuo. Será su lugar físico de movimientos, su campo visual de captación de imágenes, (de mirar, no sólo de ver), su ambiente sonoro, su medio en definitiva de relación con lo que le rodea, en el que, además, y esta es la cualidad añadida, existe o se desprende la comunicación sensorial con los elementos del espacio compuesto en ese momento. 

Para cada individuo que lo percibe será su medio de vida consciente, donde la mente se ocupa en ese instante, en palabras de hoy, la autopista de comunicación por la que circulan los flujos de emociones y sentimientos que emanan de esas relaciones.

Puesto que el espacio así entendido es creado por el propio individuo a través de sus relaciones sensoriales, son sus cualidades y capacidades personales las encargadas de generarlos, de las que dependerá la amplitud, riqueza y características de estos espacios, y así ocurrirá, que mientras ciertos individuos pasarán de largo ante determinados escenarios, otros encontrarán en ellos un magnífico marco de emociones y sentimientos.

Pero no solo el individuo será determinante en esta relación; el marco donde tendrá lugar lo será también en igual medida, en particular su composición y equipamiento, pues constituyen la base a partir de la cual se pueden generar los impulsos de la comunicación. Cuando más adecuado es el escenario para la obtención de determinados beneficios – desarrollo de ciertas experiencias – más fácilmente serán de obtener por una cierta clase o generalidad de individuos.

Los parques y jardines son los escenarios de relación donde pueden – deben - darse estas experiencias, que se pretende sean beneficiosas. Por ello, siendo el sujeto y su medio de relación, con todo su equipamiento, incluso la luz y el aire, quienes componen el espacio parque o jardín, y siendo sólo posible la intervención, de forma parcial, en el segundo de ellos, ya se comprende que el usuario tiene que tener una permanente consideración en el diseño.

Ya se sabe que el diseño es tanto más comprometido cuanto mayor vaya a ser el compromiso del usuario con el objeto diseñado, es decir cuanto más cercana e íntima vaya a ser su relación con él. Los parques y jardines, como elementos que tienen una importante carga de uso, compartida además por innumerables usuarios, requieren un cuidado diseño de todos sus elementos ya que estos formarán parte de una escena donde el actor principal será el usuario, que debe sentirse confortado con su compañía.

Ahora bien, no se logrará el pleno confort si solo se atienden necesidades materiales o de funcionamiento y no se va más allá, al menos para muchas personas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...