28 sept. 2015

Proyecto de Zona Verde Pública - Trazado y red viaria (III) - Escaleras (I)

Continuamos con la serie sobre el Proyecto de Zona Verde Pública en la que estamos viendo el trazado y la red viaria. En esta entrada vamos a tratar las escaleras, su emplazamiento, desarrollo, peldaños, materiales...


Escaleras varias


Como los caminos, las escaleras sirven para poner en comunicación distintas partes de un parque o para dar acceso al mismo. Vamos a tratar, más bien a recordar, los aspectos más destacables a considerar, pues la mayoría son de sobra conocidos.


Emplazamiento.- Dependiendo de muchos factores, puede ser importante considerar lo siguiente:

· utilidad: que realmente la escalera sea necesaria, preste una utilidad y sea conveniente bajo todos los puntos de vista.

· funcionalidad: de acuerdo con la función prevista, determinada por su punto de arranque y final.

· seguridad: que el emplazamiento no suponga inseguridad para el usuario.

· atractivo: que discurra por un lugar atractivo que invite a su utilización o desde ella se pueda disfrutar de algo, por ejemplo vistas agradables.

· compatibilidad: con el resto de la escena o ambiente.

· alternativas: deberemos considerar si puede evitarse la escalera o que su función sea desempeñada por otro elemento con ventaja.

Desarrollo.-

Contra-huella o tabica: entre 12 y 16 cm, mejor no pasar de 15 cm (La NTJ01A recomienda 14 cm con un máximo de 16 cm).

La altura de la tabica decrecerá a medida que aumenta el número de peldaños del tramo, pero no debe ser inferior a 12 cm pues por debajo de esta altura el escalón se percibe mal y se favorecen los tropiezos, también se aumenta la confianza y el peligro de caída.

En áreas interiores la huella normal es de 16 cm y en áreas de servicio puede llegar a 20 cm.

Huella: Entre 30 y 40 cm debiendo guardar relación con la altura de la tabica para que sea cómodo el tránsito por la escalera.

En todo caso la huella y contrahuella cumplirán la relación siguiente:

54 cm < 1 huella + 2 tabicas < 70 cm

La fórmula que asegura un cómodo tránsito es la siguiente:

1 huella + 2 tabicas = 64 cm

De la fórmula anterior obtenemos la siguiente tabla: 


tabica
huella
10
44
11
42
12
40
13
38
14
36
15
34
16
32
17
30
Tramos: Mínimo de 3 peldaños en cualquier caso, incluso en escaleras de un solo tramo, necesario para manifestar el desnivel y no provocar confusión.

Máximo de 12 peldaños con un óptimo de 7 en cada tramo, siempre referido a una altura de tabica entre 12 y 15 cm, descendiendo a medida que aumenta la altura de la tabica.

Número impar o par de peldaños en combinación con el número impar o par de pasos en el rellano, de forma que cada tramo se ataque con el pie alternativo. Esta regla está especialmente indicada en escaleras de muchos tramos de pocos peldaños, menos de 5, y de rellanos cortos; en las restantes no se nota la diferente utilización de cada pie.

Rellanos: Plataforma horizontales, también llamadas mesetas, que dividen la escalera en tramos y tienen varios cometidos:

- Dividir el esfuerzo de subir y bajar la escalera, permitiendo la recuperación del caminante. Para que se produzca tiene que darse al menos dos pasos en el rellano, y más si el esfuerzo del tramo precedente ha sido intenso, ya sea por el número de peldaños o por la altura de la tabica.

- Romper la monotonía del paso que puede originar un exceso de confianza y producir la caída, sobre todo bajando la escalera.

- Disminuir el peligro, tanto real como psicológico, por el miedo a atacar una larga escalera, sobre todo bajando si, además, presenta una fuerte pendiente.

- Encajar la escalera en la topografía existente, tanto en planta como en altura, permitiendo articular giros, derivaciones...
  
Algunas consideraciones:

La longitud del rellano será de n pasos + 1 huella, siendo recomendable: 2n pasos + 1 huella, especialmente en escaleras de numerosos rellanos (>4). La razón de esta medida estriba en la necesidad de aportar descanso por igual a ambos pies en el rellano, por lo que debe acometerse el siguiente tramo con el pie contrario al que hizo el esfuerzo de subir el último escalón.

Cuando la longitud del rellano aumenta, 6 o más pasos, esta medida pierde importancia, llegando incluso a desaparecer cuando el número de pasos es tal que iguala en ambos pies la sensación de cansancio, o de descanso; por el contrario es fundamental en escaleras de numerosos tramos y cortos rellanos, especialmente en la de 3 peldaños. Si consideramos que la longitud media de un paso, subiendo escaleras, es de 55 cm, un poco menos del normal, la longitud mínima del rellano sería de 1.40 m (puede variar entre 1.20 m en escaleras pendientes a 1.50 m en las suaves).

El ancho del rellano será, cuando menos el de la escalera, cuyo mínimo, en espacios públicos es de 1.20 m, siendo recomendable no descender de 2 m.

-  Cuando el ancho es mayor de 5 m se denominan escalinatas y en ellas decrece la altura de la tabica y aumenta la huella.

Escalera: planta y sección constructiva


Peldaños.- Las escaleras son piezas del viario peligrosas y el la forma y materiales que componen los peldaños reside una parte importante de su peligrosidad

Seguridad: La superficie de la huella será suficientemente rugosa para evitar el deslizamiento en todo tiempo, en particular en días de lluvia. Cada escalón se señalizará en toda su longitud con una banda de 5 cm de ancho enrasada en la huella y situada a 3 cm del borde. Esta banda contrastará en textura y color con el pavimento del escalón.

Canto romo en el borde de ataque del peldaño pero no excesivamente redondeado al extremo de apoyar el pie en la superficie curva (ya sabemos que muchas personas suben las escaleras apoyando en el peldaño solamente la parte delantera del pie), por lo que no se admite el bocel.

La tabica del peldaño, al menos en los huella de ancho normal o pequeño, debe apoyar en la huella para evitar el vuelco.

La huella debe tener una pendiente del 0.5/1 % para la evacuación del agua de lluvia; esta pendiente será mayor en escaleras de huellas muy anchas, tipo rampa italiana.

Forma del peldaño: La forma del peldaño atiende a la funcionalidad de la escalera, seguridad y belleza. A grandes rasgos citamos los siguientes:

Rectangulares o de tabica recta, normal o rebajada, lisa o trabajada, y de una o 2 piezas.

Trapeciales o de tabica inclinada, lisa por lo regular, los cuales se utilizan para ampliar la huella cuando el desarrollo de la escalera es escaso.

Materiales para la formación de peldaños: Nos referimos exclusivamente a las escaleras al aire libre.

Piedra: Es el material idóneo por su comportamiento, calidad y estética, al menos en la generalidad de ambientes, las piedras han de ser compactas, duras, resistentes al desgaste y no heladizas. Son recomendables las rocas eruptivas como el granito, diorita y basalto.

Las rocas sedimentarias, como la caliza y el mármol, se comportan mal ante bruscos cambios de temperatura, no siendo recomendables donde se den alternancias térmicas fuertes. De las areniscas solo sirven las más duras. Las pizarras se comportan bien aunque, por lo regular, dada su naturaleza peculiar de pieza exfoliada, se utilizan en peldaños de huella y tabica separada.

Madera: Sirven las maderas duras como el iroko, teca o cerejeira, siempre tratadas con un grado 3 de la norma. Los peldaños se forman por lo regular de 2 piezas y son deslizantes cuando están mojados, por lo que deben adoptarse precauciones. La traviesa de ferrocarril se emplea bastante aunque es altamente resbaladiza cuando la traviesa es relativamente nueva y está mojada, presentando además imperfecciones; su empleo está reservado a ambientes rústicos. Los rollizos de pino también se emplean para la formación de peldaños en escaleras de huella terriza, por lo regular. Son poco recomendables ya que su forma redondeada los hace muy resbaladizos, especialmente si están mojados.

Piezas prefabricadas de hormigón: Este tipo de peldaños se emplea comúnmente en interior, no obstante si la fabricación es de calidad, de sección suficiente y no absorben agua, pueden utilizarse a la intemperie. El peldaño puede estar realizado en una sola pieza o en dos y darse todas las formas posibles.

De piezas cerámicas: Los materiales cerámicos no heladizos, como el gres, pueden utilizarse para la formación de escaleras en el exterior. Existen en el mercado piezas especiales para huellas de peldaños, lisos o con amoldurados. La tabica generalmente se forma aparte.

Metálicos: Se utilizan solo en escaleras apoyadas en zancas, voladas o no: Su empleo en parque es muy restringido y solo en ambientes especiales donde su uso está justificado por la estética. Son, por el contrario, muy utilizados en salas de máquinas y edificios de servicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...