20 jul. 2015

Proyecto de Zona Verde Pública - Trazado y red viaria (II) - Caminos (I) - Trazado

Continuamos con la serie sobre el Proyecto de Zona Verde Pública en la que estamos viendo el trazado y la red viaria. En esta entrada nos centraremos en los caminos, en concreto en los aspectos más destacados de su trazado.


Los caminos sirven para poner en comunicación las distintas áreas de un parque y ordenar las circulaciones.

Vamos a tratar someramente los aspectos más destacables:


Trazado.- El trazado de los caminos tiene muchísima importancia en el diseño y es lo que más personaliza un parque o jardín. Las formas pueden ser todas las imaginables pero siempre con la coherencia y orden lógico que deben tener todas las cosas. Su trazado debe responder en primer lugar a su utilidad cual es la de permitir el desplazamiento entre dos puntos, y después atender a cuestiones de otra naturaleza, a veces más importantes.

Vamos a recordar algunas cosas:

-  Un camino que une en línea recta dos puntos es el mejor, si no perjudica otros factores del diseño. Las grandes longitudes son arriesgadas pero en ocasiones de gran belleza, por ejemplo acompañadas de una buena alameda en uno de los lados y con una gran superficie empradizada en la otra.


- Un camino serpenteante sin motivo no tiene sentido, no se acepta bien. Ahora bien, un camino así, recorriendo el pié de una loma, salvando árboles a su paso o rodeando una gran pradera para apreciar las vistas que se ofrecen al fondo, por ejemplo la casa, es una buena solución de diseño: el proyectista deberá colocar estos elementos en la escena para dar sentido y justificar la traza.

Sendero sinuoso
Un camino que cruza sobre el agua, sobre un puente, manifiesta mejor que otros su naturaleza y el servicio que presta. Otro tanto puede decirse de sus pretiles.

- Los caminos curvos, que pierden su traza, acompañados de un muro permiten a la vista descubrir la intencionalidad del trazado al caminar por su coronación.

- Un camino ancho es mejor que uno estrecho, proporciona confort y calidad,  pero puede resultar excesivo y dejar al caminante desamparado o acortar excesivamente la perspectiva.

- Un camino estrecho puede ser angustioso, difícil de caminar junto a otras personas y empequeñecer la escena.

- Un camino terrizo permite apreciar mejor la naturaleza de alrededor, es más natural, transporta al caminante al campo, es más mullido y su textura encaja bien con la jardinería. En cambio puede resultar engorroso en días de lluvia, con calzado de calle y originar polvo.

- Un camino pavimentado con piezas de gran formato disminuye aparentemente sus dimensiones pero le proporciona una mayor calidad. Un despiece normal a la marcha afirma el sentido del desplazamiento, en especial si se va acompañando a las curvas, y acorta su longitud aparente. Las bandas longitudinales lo alargan. Los despieces inclinados tienen sus problemas pero pueden quedar bien, por ejemplo en las uniones de caminos con áreas estanciales que no acometen ortogonalmente, si queremos incorporar ambos al mismo espacio de relación.

-  El perfil transversal también influye en la percepción. Una sección con rigola central estrecha el viario, mientras que una sección con varios puntos de recogida le proporciona mayor anchura aparente.

Alternar caminos terrizos y pavimentados, de diferentes formas, texturas, color... permite ordenar las circulaciones dejando, por ejemplo, los primeros para paseos en zonas más naturales y los segundos junto a edificios y zonas más urbanizadas, también como caminos de tránsito a través del parque.

- El color y la textura del pavimento son muy significativos para la integración visual del pavimento con su entorno. Esto es especialmente importante en paseos en cuesta y en los óptimamente anchos, donde el pavimento es una envolvente espacial, como si fuera un paramento.

-  Los caminos no tienen forzosamente que mantener paralelos sus bordes. Los ensanches, formalizados o no, permiten crear islas de tranquilidad siempre que estén lo suficientemente retiradas del tráfico; además proporcionan movimiento y variedad a la traza. Son posibles tanto en los de planta recta como curva. Los ensanchamientos deben conseguirse con líneas de trazado acorde con el resto; mezclar rectas y curvas puede ser arriesgado.

-  Diferenciar las estancias del tránsito siempre es conveniente, puede lograrse con distintos tipos de pavimentos. Una adecuada y armónica combinación de pavimentos colabora en la identificación de las reservas de espacio para los diferentes usos.

-  Uno o dos peldaños sueltos en el camino constituyen un hito que enfatiza aspectos que queremos destacar, tales como adquirir cierta elevación sobre el terreno y reconocer una vista oculta en el anterior nivel, cambiar de ambiente, detener el paso para reparar en algo...

-  Colocados a intervalos estudiados marcan un ritmo que puede ser necesario para modificar la perspectiva, acomodarlo al terreno circundante o simplemente marcar un ritmo agradable. Claro está que los peldaños no deberán suponer una barrera arquitectónica, habrán de acompañarse de una rampa.

- Los cruces de caminos deben permitir la cómoda circulación y no recorrer distancias innecesarias. Los acuerdos en curva son los más utilizados pero no hay que descartar los demás.

-  La macla de caminos, o de caminos con áreas estanciales con distintos tipos de pavimentos es muy conveniente pues forma un mosaico que ofrece una buena  lectura de su utilización. Toda lectura que favorezca la comprensión del diseño es conveniente.

-  Elevar los caminos respecto del jardín que acompaña es conveniente pues sitúa al caminante en un plano superior más confortable. La situación contraria puede ser conveniente para resaltar el jardín y ofrecer al caminante mejores vistas de éste. Es frecuente el abombamiento de las superficies encespedadas a los lados de los caminos, que proporcionan mucha belleza y hacen crecer la dimensión del jardín.

-  Los caminos delimitados por bordes definidos afirman su traza y ganan en presencia y calidad. Combinar bien los materiales del camino y de los bordes es importante.

-  La vegetación plantada a lo largo de los caminos afirma su traza y sentido, en especial el arbolado que comunica confort a su utilización.

-  Todo el viario del parque debe responder a una concepción unitaria del espacio dedicado a este fin.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...