5 jun. 2017

Proyecto de Zona Verde Pública - El Proyecto como documento (VI) - Planos (I)

Siguiendo la serie sobre el Proyecto de Zona Verde Pública en la fase de El Proyecto como documento, trataremos ahora los Planos. En esta entrada daremos unas breves consideraciones que conviene recordar.


Su número y características estarán en consonancia con la obra de que se trate y las explicaciones gráficas que sea preciso aportar para la absoluta definición de la obra. En cualquier caso es muy conveniente realizar un esfuerzo en la confección de planos e introducir la mayor cantidad posible de información gráfica, útil y aclaratoria, pero sin caer en la vulgaridad, tantas veces comprobada, de proyectos con muchísimos planos, y muy grandes, que no sirven para nada. En los planos, como en todas las fases del Proyecto, es importante no perder nunca la finalidad del proyecto, es decir, tener siempre muy presente a quienes se dirige el proyecto, incluso hacer un esfuerzo mental y suponernos manejando esa información en la obra.

Conviene recordar lo siguiente:

-   El proyectista, en muchos casos, incorpora elementos y construcciones novedosos, y así se espera de su creatividad, lo que requiere de una completa definición de los mismos en el proyecto, en especial en los planos.

-    Los planos de formato grande, más de A1, son difíciles de manejar en las obras, por lo que debe recurrirse a formatos menores, si es posible, incluso fraccionando la obra con un esquema guía en un extremo. El formato A3 es ideal pues cabe en una carpeta normal, se puede fotocopiar  fácilmente, con lo que podemos disponer de copias nuevas en todo momento, incluso plastificar, y se ajusta muy bien al manejo de la obra.

-   Hoy la delineación por ordenador permite incluir mucha información en muy poco espacio y debe hacerse uso de esta posibilidad, de forma que los planos sean, por sí solos, los únicos documentos a manejar en la obra – como habitual viene siendo. Somos partidarios de incluir explicaciones gráficas acerca de cómo resolver aspectos parciales de las obras, detalles constructivos, rótulos con textos explicativos, tablas de mediciones...

-    Es muy conveniente, casi necesario, aportar todos los planos acotados, para no tener que medir en los planos de obra, en condiciones nada fiables y en un material, el papel, que sufre bastantes deformaciones.

-    El contenido de cada uno de los planos tiene que ser acorde con su finalidad, por lo que deberá contener toda la información necesaria para la realización de una tarea o conjunto de tareas que corresponden a un mismo equipo de trabajo  Así, por ejemplo, si en la obra se pretenden subcontratar las instalaciones  de riego, fuentes ornamentales, alumbrado... con distintos subcontratistas, habrá que disponer de planos para cada de una de estas tareas por separado.  Lo mismo puede decirse al considerar los distintos oficios.

-    Es necesario disponer de uno o varios planos con todas las instalaciones al objeto de armonizar los cruces e incidencias.

-   Para facilitar las mediciones parciales con vistas a la emisión de certificaciones, es conveniente incluir en los planos datos relativos a la cuantificación de las distintas partes de la obra.

-   Por último es importante disponer de planos de conjunto y de imagen final, que no debe ocultarse a los trabajadores, aunque se encuentren en una fase inicial del proceso, bien al contrario, ya que todos deben saber el resultado que se busca y lo importante que es su participación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...